http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.1gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.2gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.3gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.4gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.5gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.6gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.7gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.8gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.9gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.10gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.11gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.12gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.13gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.14gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.15gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.16gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.17gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.18gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.19gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.20gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.21gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.22gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.23gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.24gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.25gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.26gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.27gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.28gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.29gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.30gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.31gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.32gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.33gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.34gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.35gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.36gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.37gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.38gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.39_INFORMATICA_feb.-13-172256-2018_Conflictgk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.40gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.41gk-is-92.jpglink
http://www.agustinashermanasdelamparo.com/modules/mod_image_show_gk4/cache/slideshowheader.42gk-is-92.jpglink
«
»
Loading…

Artículos

Tercera parte

Tercera Parte. Estructura de la Congregación.

Capítulo IX. Comunidades de la Congregación.

257. Toda sociedad humana exige una estructura apropiada. En nuestra Congregación rige una forma de gobierno, en la que la igualdad fraterna regula las relaciones entre las Superioras y las otras Hermanas sin que ninguna sea superior a las demás, a no ser por razón de la autoridad que le da el cargo que ejerce.

258. Nuestra Congregación se divide en Comunidades Locales, gobernada cada una por la Superiora Local.

259. En caso de fundaciones hechas en regiones lejanas de la sede de la Casa General, el Capítulo General creará Vicariatos, que comprendan de tres a cuatro casas, al menos cada uno. A la Superiora le conferirá el título de Vicaria Regional, otorgándole los poderes que delante de Dios creyere convenientes.

260. Las Vicarias tendrán una inspección inmediata en las casas de su demarcación, pero con dependencia de la Madre General. Visitarán las casas de su jurisdicción cada año y siempre que lo consideren conveniente, comunicando a la Madre General el resultado de sus visitas. Las Vicarias Regionales tienen voto en los Capítulos Generales.

261. Pero la autoridad suprema y cabeza de toda la Congrega­ción lo es la Reverenda. Madre General.

262. La Madre General y Superioras Locales tienen sus consejeras, cuyo consentimiento o Consejo han de pedir de acuerdo con las Constituciones y el Derecho común. Las Vicarias Regionales tienen también sus Consejeras y pueden ser superioras mayores, si el Capítulo General así lo determina. Para ser elegidas, necesitan tres años de votos perpetuos.

263. Consecuencia de la naturaleza comunitaria de la Congregación son los Capítulos: Generales  y Locales; y también Vicariales, sí lo cree conveniente el Capítulo General. Los Capítulos no cumplen su misión solamente dando leyes y proveyendo cargos, sino promoviendo la vitalidad espiritual y apostólica de las Hermanas.

264. La reunión de Hermanas en un lugar o en lugares cercanos participando de la misma vida, y que ordinariamente conviven durante los actos comunes más principales de cada día, bajo la dirección de una Superiora Local, forma una comunidad de Congregación.

265. La comunidad formada por más de una casa tendrá su sede en la casa determinada por el Capítulo General o por la Madre General con el consentimiento de su Consejo. Las otras casas son filiales de ésta y a ellas se trasladarán las Hermanas necesarias en los días y horas convenientes para ejercer sus actividades, según las normas dictadas por el Capítulo Local o por la Hermana superiora que es la responsable de la vida y actos de las diversas casas.

266. La caridad fraterna que debe resplandecer por doquier en toda la Congregación, comienza por las Comunidades locales, que han de ser imagen y reflejo de toda la Congregación.

267. Se ha de procurar que la Comunidad tenga al menos seis miembros de votos perpetuos y no exceda de veinte, para que pueda celebrar convenientemente el Capítulo Local y principales actos de la vida común.

268. Si alguna vez, por motivos graves, se requiere la presencia de algunas Hermanas en un lugar donde no puedan darse estas condiciones, se hará saber que se trata de un caso excepcional, que ha de ser reconsiderado en cada Capítulo General.

269. Para la fundación de nuevas casas la Superiora General necesita el consentimiento de sus consejeras, consultadas las hermanas de votos perpetuos y el consentimiento del obispo diocesa­no dado por escrito.

270. El Consejo General, con el voto consultivo de las Hermanas de votos perpetuos, puede suprimir una casa, habiendo consultado al Ordinario del lugar donde está enclavada la casa.

271. A pesar de las diversas Comunidades, todas las Hermanas formamos una Comunidad o familia unida por el amor y tendiendo al mismo fin. Por lo mismo las relaciones de las Hermanas entre sí, como las de las casas, y las de éstas con la Casa General, se han de inspirar en la ayuda mutua y caridad fraterna. Esto hace que se deje la libertad conveniente a las casas para que cumplan mejor su misión, aprovechando las cualidades concedidas por el Espíritu Santo a las Hermanas que las componen.

Capítulo X. Incorporación de las Hermanas y asignación de residencia.

272. Las novicias forman en cierto modo parte de la Congregación y por lo mismo participan de sus privilegios y gracias espirituales.

273. Por la emisión de los votos temporales quedan incorporadas a la Congregación por tiempo limitado. La incorporación definitiva se da con la profesión de votos perpetuos.

274. La asignación, por la cual la hermana queda constituida miembro de una casa o Comunidad y de la que ninguna puede carecer, se adquiere por la elección o nombramiento para algún cargo o mandato de la Superiora General; y no se pierde sino por la asignación a otra casa.

275. La asignación se dará por escrito y se adquiere el día indicado en el documento o el día de la toma de posesión del cargo.

276. Las Hermanas huéspedes por algún tiempo en alguna casa gozan de los derechos de una hospitalidad verdaderamente fraterna. Pero observarán el orden y disciplina de la casa y respeta­rán la autoridad de la Superiora.

277. La Madre General no puede destinar de una manera permanente fuera de las casas u obras de la Congregación a las hermanas que se opongan a ello. Mucho menos lo pueden las otras superioras fuera de las casas u obras de su gobierno.

Capítulo XI. Leyes de nuestra Congregación.

278. Nosotras, movidas por la caridad, nos hemos consagrado al servicio de Dios, parece que no deberíamos necesitar leyes, pero el mismo Dios quiso que todas las cosas estuvieran ordenadísimas por la ley eterna y Cristo dio preceptos a su Iglesia, con cuyo cumplimiento los discípulos manifestarían su amor. Por la misma razón y para ayudar a la debilidad humana, favorecer la paz y concordia en la Comunidad, y conocer con más claridad y observar mejor la voluntad de Dios, nuestra Congregación tiene sus leyes y preceptos.

279. Además de las leyes comunes de la Iglesia que atañen a las religiosas y los preceptos y directrices de la Santa Sede, nuestra Congregación se rige:

  1. por la Regla de N. P. San Agustín;
  2. por las Constituciones de la Congregación;
  3. por las determinaciones de los Capítulos generales y los decretos de la Madre General, que se han de observar en todas las comunidades;
  4. por las costumbres legítimamente adquiridas y no caídas en desuso. Para lo cual se requiere: que en sí sean buenas, que no se opongan a la Regla, ni Constituciones y que haya el consentimiento expreso o tácito de los Superiores.

280. Corresponde principalmente a la Madre General cuidar de que se observen las Constituciones, pues dar leyes y no observar­las no es más que desilusionar a la Congregación y poner trabas a las almas de las Hermanas.

281. Se han de tener siempre en cuenta el conocimiento y observancia de las leyes del Derecho Común sobre las relaciones de la Congregación con la Santa Sede y con los Obispos de la diócesis en que tenemos casas. Por lo demás se ha de seguir el Derecho Común en cuanto no se haya provisto en estas Constituciones.

282. Toca al Capítulo General Ordinario, previa aprobación de dos tercios de votos, proponer a la Santa Sede la adición, supresión, suspensión, cambio o reforma de algún número de las Constituciones. Corresponde también a la Santa Sede interpretarlas auténticamente.

283. La Madre General con el consentimiento de su Consejo puede dar decretos para toda la Congregación; pero, a no ser confirmados por el Capítulo general próximo, perderán toda su fuerza; puede también, fuera del Capítulo general, dar una interpreta­ción práctica de las Constituciones. Las determinaciones de los Capítulos generales ordinarios se mantienen en vigor hasta que las abrogue otro.

284. Las determinaciones quedan promulgadas cuando se hacen de dominio público en el Capítulo general y obligan inmediata­mente, a no ser que el mismo Capítulo determine otra cosa. Los decretos de la Madre General para toda la Congregación se promul­gan en las circulares o escritos por ella enviados y obligan a partir de la fecha que señale el documento.

285. En cuanto a las Constituciones de la Congregación todas las Superioras, aún las Locales, con el consentimiento de sus Consejos, cada una en el ámbito de su gobierno, pueden dispensar temporalmente con causa justa y en casos singulares a todas las Hermanas, aún a las huéspedes, de algunas leyes disciplinarias, ya sea en particular ya en común, a no ser que se prohíba expresamente.

286. Si alguna Hermana tiene necesidad de que le sea mitigada, por algún tiempo o habitualmente, alguna prescripción disciplinar de las Constituciones, se exponga humildemente esta necesidad, para que no se dé materia de escándalo a las Hermanas que lo ignoren.

287. El Capítulo General o el Consejo General harán que se elaboren los Estatutos Locales y Regionales. Los aprobarán sólo después de hecha con medios aptos la exploración de todas las Hermanas interesadas.

Leyes de nuestra Congregación

288. Los Capítulos Generales y todas las Superioras, aún las locales, pueden dar preceptos gravemente obligatorios en conciencia; pero, para  que sean legítimos, deben:

  1. Referirse a asuntos graves por sí o por razón de sus circunstancias y que atañen a la Regla, Constituciones o Estatutos.
  2. Ser dados por escrito mediante un legítimo documento o, en caso de necesidad, de palabra delante de dos testigos.
  3. Ser expresados con la fórmula debida, es decir: Mandamos o prohibimos en virtud de santa obedien­cia, indicando bien qué ha de hacerse o evitarse, y el tiempo de la duración, a no ser que convenga imponer el precepto por tiempo indeterminado.

 289. El precepto no obliga, si es impuesto por la Superiora Local a toda la Comunidad sin previo consentimiento de la Superiora General o a cada una de las hermanas sin el consentimiento de su Consejo, a no ser que se trate de cosas absolutamente secretas. El consentimiento del Consejo debe constar siempre en la imposición del precepto. Lo mismo sucede si lo impone a toda la Congregación la Madre General sin el consentimiento de su Consejo.

Visita de Renovación

290. El fin primordial de la visita de renovación es promover el bien de la Comunidad y de cada una de las Hermanas, crear inquietudes en los diversos aspectos de la vida religiosa y apostólica y evitar abusos. Para que sea eficaz, no ha de ser breve ni precipitada y se ha de oír a todas las religiosas juntas y a cada una en particular.

291. La Madre General debe hacerla [visita de renovación] por sí misma o por otras al menos una vez cada dos años.

Últimos eventos

Sin eventos

 

Próximamente en:buscoalgomas

 

Oración al P. Fundador

Español docx pdf

Inglés docx pdf

Italiano docx pdf

Francés docx pdf

Alemán docx pdf

Polaco docx pdf

Estudiantes docx pdf

Misiones 2016

logo

Historia de un sueño

vocacional